Inicio Historias de Exito “Mi amor por la confección despertó a la emprendedora que dormía en mi interior”

“Mi amor por la confección despertó a la emprendedora que dormía en mi interior”

por La Prensa

“Fidelina” es la creación de Diana Gómez, una madre trabajadora  que, gracias al apoyo familiar, logró crear su propia marca de ropa inspirada en la versatilidad de la mujer paraguaya.

Por mucho tiempo trabajó en empresas privadas del rubro textil. Su recorrido por ellas le sirvió para adquirir las herramientas necesarias y así poder independizarse. Durante ese proceso de aprendizaje, su exjefe le dio el empujón que necesitaba para aventurarse en su viaje.

“Fue como un mentor que logró sacar en mí ese potencial escondido. Así descubrí que también tengo un emprendedor en mi interior”, contó.

En cuanto a Fidelina, la idea nace al darse cuenta de que la industria de la moda no ofrecía muchas opciones para mujeres con talles especiales. En ese sentido, explica que primero hizo modelos para ella y sus amigas que se convirtieron en su primera clientela.

La idea nace al darse cuenta de que la industria de la moda no ofrecía muchas opciones para mujeres con talles especiales.

“Todo lo que hago  sale del corazón, mi trabajo debe ser perfecto porque no vendo solo ropa, trato de hacer sentir a las mujeres felices con su propio cuerpo”, comentó.

Para poder crear su marca e identidad, Diana se capacitó y buscó asesoría con otros colegas del sector. Explica además que antes  de emprender cualquier negocio, es necesario conocer el mercado y el público.

“Hice muchas cosas, cursos de corte y confección, cursos de ventas y trabajé mi desarrollo personal. Absorban todo que puedan y adapten lo aprendido a su negocio”, detalló.

Un día a la vez

Muchas personas aportaron su granito de arena para ayudar a Diana a construir su sueño. Antes de tener su propio espacio para trabajar, elaboraba sus diseños en los talleres de amigos cercanos quienes le prestaban las máquinas.

Durante mucho tiempo trabajó de esa manera hasta que conversó con su familia, y entre todos decidieron ayudarla a comprar su propia maquina de cocer. A partir de ese momento, Fidelina despegó y alcanzó la estabilidad.

En la actualidad ya cuenta con redes sociales y funciona como una tienda móvil donde visita las oficinas o casas de sus clientes sin la necesidad de interrumpir sus actividades para comprar.

Por último, la emprendedora invita a las personas a luchar por sus sueños y a no tener miedo en intentar cosas nuevas.

“El emprendedurismo es algo que cada persona lleva en su interior. Esa es mi creencia. Si desean ser independientes, tiene que saber encontrar una salida a todos los problemas con creatividad y dinamismo”, finalizó.

You may also like

Leave a Comment