Home Historias de Exito Soñar en grande sin miedo a tropezar

Soñar en grande sin miedo a tropezar

by La Prensa

Nilsa Fernández y Víctor Figueredo son un matrimonio que en 2017 apuntaron a la innovación en la venta de muebles. Con el objetivo de alcanzar un nuevo segmento de clientes, mejoraron la calidad de sus productos para ingresar a un nuevo mercado.

La pareja emprendedora da sus primeros pasos en la venta de sillones de jardín hechos de cable. Con la idea de ofrecer otro tipo de artículos, incursionaron en la fabricación de muebles con cinta sintética tipo rattán que les daban a los muebles un toque más sofisticado y elegante.

Nilsa Fernández comenta que el mayor desafío fue conseguir las manos artesanas que tejieran los muebles. Al no tener resultados positivos en la búsqueda, acudieron a un instructor en Brasil que capacitó a 3 jóvenes para adquirir las técnicas. “En ningún momento nos rendimos a pesar de lo difícil que era conseguir personal, buscábamos el cambio y no nos íbamos a dar por vencidos. Nuestro objetivo era lograr nuevas innovaciones y crear nuevos productos”, mencionó.

Ya con las personas adecuadas para el trabajo, el negocio comenzó a dar sus frutos. La emprendedora recuerda que desde el primer momento el producto tuvo una excelente recepción. Considera que al ser novedoso y de elaboración nacional, los clientes adquirieron la confianza de obtener un artículo de calidad con garantía garantizada.

Nilsa explica que dentro de las obligaciones que conlleva ser dueña de un negocio, destaca que el pasar tiempo con la familia es uno de los grandes tesoros que su negocio le dio. “Otra gran alegría es poder ver el rostro de felicidad de nuestros clientes al llevar a casa uno de nuestros productos para compartir en familia”, aseveró.

Cuarentena y oportunidades

Durante las restricciones sanitarias, el matrimonio comprendió el verdadero valor de las personas. “Un negocio conlleva muchísima responsabilidad y tanta gratitud con la gente que trabaja con nosotros, la cuarentena nos hizo ver lo grande que somos hoy en día gracias al personal humano que forman parte de la empresa”, exclamó.

Para Nilsa los meses sin poder trabajar a máxima capacidad significó un gran reto para el negocio ya que las obligaciones como los gastos del local y los salarios debían cumplirse.

A pesar de los aspectos negativos, la cuarentena ayudó a ConfortArte a mantener sus ventas gracias a que las familias pasaban más tiempo en el hogar. Al compartir espacios comunes, se buscó la comodidad y el confort dentro de las casas, patios y balcones.

Finalmente, la entrevistada de la semana deja como mensaje el positivismo, menciona que los tropiezos deben ser tomados como retos desafiantes para la superación, añade también que la imaginación y la reinvención son claves. Menciona además que el trabajo en equipo y la confianza son fundamentales para levantar cualquier tipo de proyectos.

“Existen personas que no ven la opción de trabajar con la familia, trazar los mismos objetivos y compartir la misma pasión hacen que cualquier trabajo sea más llevadero”, concluyó.

Datos del negocio:

ConfortArte es una empresa ubicada en la ciudad de San Lorenzo. Se dedica a la confección de muebles de cinta sintética tipo rattán hechos con mano de obra paraguaya capacitada en el extranjero. Trabajan con profesionales para darles un toque especial a casas, departamentos, quinchos, balcones o piletas. Los productos se elaboran sobre medida, además fabrican hamacas, juegos de living y sillones para espacios pequeños y grandes.

Contactos: (0982) 199-977

Dirección: Avda. Libertad e/ Andrade, San Lorenzo

You may also like

Leave a Comment