Prioridad a los más afectados

Edición Impresa N°286
30 julio, 2020
Confianza en sus habilidades lo ayudó a emprender
31 julio, 2020

Prioridad a los más afectados

Resulta fundamental que las herramientas financieras puedan llegar a los sectores que recibieron con más fuerza el impacto económico generado por la pandemia.

El representante jefe de la oficina para las Américas del Banco de Pagos Internacionales (BIS, por sus siglas en inglés), Alexandre Tombini, expresó que el mundo enfrenta una crisis única, prácticamente sin precedentes en la historia reciente. 

Entre los aspectos que los países de la región deben priorizar, señaló que es fundamental llegar con productos crediticios a los sectores más afectados. En este sentido, mencionó a las micro, pequeñas y medianas empresas, principalmente. 

El economista manifestó que la contracción es más fuerte de lo que inicialmente se esperaba. Por esta razón, los pronósticos económicos se comenzaron a ajustar a la baja desde el mes de abril. 

La pandemia todavía no se encuentra bajo control en el continente. Como consecuencia, las perspectivas económicas son inciertas para el futuro cercano. 

Otro punto delicado a nivel regional es la pérdida de empleos. Tombini señaló que las empresas pueden volverse más cautelosas a la hora de invertir, y adelantó una lenta recuperación de la actividad económica. 

Nuevamente se refirió a los sectores más afectados y de balances más débiles, y recomendó tener especial cuidado porque en estos segmentos se pueden incrementar los quiebres.

Desafíos

En relación a los desafíos, el economista señaló que depende de las fases en las que se encuentre el país. Sin embargo, la gran preocupación, no solo en Paraguay, sino a nivel regional, es la provisión de créditos a las pequeñas y medianas empresas, insistió.

Por otra parte, recomendó implementar políticas económicas más inclusivas en el futuro, ya que la pandemia reflejó claramente las desigualdades existentes en los países de la región.

También se refirió al proceso de digitalización, que, si bien no es nuevo, tuvo una marcada aceleración en el continente como consecuencia directa de la pandemia. “Es una tendencia que vino para quedarse”, agregó. 

 

Garantías para los créditos 

Tombini también dejó su recomendación en relación a las garantías para conceder los créditos. En Paraguay, este ha sido un tema de debate en los últimos meses. Para el economista del BIS, esta herramienta resulta fundamental para destrabar. 

Todos los países están intentando orientar créditos a las pymes, y las garantías son muy importantes para disminuir el riesgo del crédito. 

Sin embargo, el economista señaló que en frente se tiene a una parálisis generalizada y es natural la percepción de riesgo, pese a la existencia de liquidez. “La percepción de riesgo empata con la liquidez. Hasta los bancos más solventes tendrían problemas si la crisis se prolonga por mucho tiempo”, durante un ciclo de charlas en línea promovida por el Banco Central del Paraguay (BCP).

    • “Es fundamental priorizar a los sectores más afectados por la pandemia, como son las pequeñas y medianas empresas”. 

    • “La percepción de riesgo empata con la liquidez. Hasta los bancos más solventes tendrían problemas si la crisis se prolonga por mucho tiempo”.

    • Fogapy ya superó 

39% de ejecución

El reporte semanal de la Agencia Financiera de Desarrollo (AFD), del viernes 17 de julio, ya presentaba una ejecución del 39% del Fondo de Garantía del Paraguay (Fogapy). Hasta esa fecha, se concedió garantía por valor de 991.321.991.678 guaraníes, del fondo de 2.561.500.000.000 de guaraníes que dispone esta herramienta.

Según informe de la AFD, el Banco Nacional de Fomento, Coomecipar y el Banco Familiar son las tres entidades con mayor uso de esta herramienta para la concesión de crédito en el sistema financiero local.

Hasta la fecha del reporte, se llegaron a emitir 10.280 garantías, que en total asciende a los 991.321.991.678 guaraníes que se menciona antes. El informe también muestra que las microempresas representan el principal destino de los créditos otorgados en el marco de esta herramienta, con el 50%. Le sigue el sector de las pequeñas empresas, con el 34%; las medianas empresas, con el 12%; y finalmente las empresas intermedias, con el 4%.